5 hábitos que nos vuelven menos productivos

102466

En el día a día luchamos por ser productivos y ser lo más eficientes posibles en nuestros trabajos. Sin embargo, hay varios hábitos que convierten esta difícil tarea en algo inalcanzable. Hay que pelear contra ellos si queremos que nuestras horas de trabajo se vean recompensadas en forma de éxito y logros.

El smartphone: en primer lugar vamos a pelear contra nuestro enemigo principal. Este villano de la productividad es uno de los principales causantes de que nos desconcentremos y no por su, en teoría función principal, las llamadas, sino por las redes sociales, el Whatsapp y demás. Consejo: dejar el teléfono encendido pero solo las llamadas; desconectando por tanto los datos móviles. De esta manera, si hay alguien que nos necesite comentar algo urgente podrá hacerlo con una llamada y si es una simple chorrada no nos molestará su mensaje en Snapchat, Whatsapp o Facebook.

Email: otro enemigo es el correo electrónico y las pequeñas tareas que nos van encomendando los clientes o compañeros de oficina retrasan nuestros objetivos principales. Así que nuestra recomendación es que el mail se consulte de forma periódica, cada 60 o 90 minutos. Si alguien tiene algo urgente e inaplazable nos podrá contactar por teléfono.

Reuniones de Brainstorming sin un guión: las reuniones sin guión y sin un director se convierten en tertulias en donde se divaga y se farfulla sin que al final del meeting se haya conseguido nada.

Naufragio en la red: siempre se ha dicho que usar internet es navegar por la red. Hasta aquí todo correcto; en nuestro trabajo podremos navegar por la red de forma habitual para buscar una información relevante para un informe o un proyecto. El problema es cuando empezamos buscando las especificaciones técnicas de un cuerpo sustentador o de un escudo térmico y terminamos en la futura misión tripulada a Marte o en las fotos del alunizaje del Apolo XIV. Eso es un naufragio en toda regla.

Sobreplanificación: es bueno ser planificado y establecerse un horario pero hay que estar abierto a los cambios. Si eres inflexible te encontrarás muchas veces con que el mundo real lleva su ritmo y no puedes llevarte una desilusión cada vez que pase eso.

0000574179

 

[Total:3    Promedio:5/5]

¿Te ha gustado este artículo? Ayúdanos a difundirlo compartiéndolo en tus redes sociales y sigue atento a las novedades en nuestro blog, en facebook y twitter.

¡Muchas gracias por compartirlo!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.