Entrevista a esa máquina que se tragó un euro

IMG_6564

Las máquinas se estropean… Es un hecho. Y principalmente, el motivo es que simplemente han sido diseñadas y fabricadas por personas, y las personas, son imperfectas,  maravillosamente imperfectas. Sin embargo, en Eboca buscamos cada día mejorar y desde hace un tiempo tenemos un sistema que intenta evitarle molestias a nuestros clientes, en concreto, cuando una máquina se traga las monedas sin dar un buen café a cambio.

Hoy en Ebocame entrevistamos a una máquina involucrada en un turbio caso de apropiación indebida de capitales y dejación de funciones. A modo preventivo y hasta que se esclarezcan los hechos, está pasando unos días en nuestro taller de reparación, castigada lejos de los clientes.

Ebocame: Buenos días Cleptus, ¿Te arrepientes de lo que hiciste?

Cleptus: Por supuesto, de hecho, no he sido imputada, simplemente se debió a un fallo en mi funcionamiento y ya me están reparando en Eboca. Además, a mí me cuidan los cargadores; soy una mantenida y no necesito dinero para vivir.

E: De acuerdo, pero ¿sabes que varios clientes han perdido un valioso euro y no han probado tus deliciosos cafés?

C: Sí, y me siento mal por ello, pero quiero recordar que los clientes que han sufrido este contratiempo pueden contactar con Eboca a través de la web, redes sociales o teléfono gratuito y pedir que les devuelvan el euro que yo me he tragado.

E: Anda, ¡qué innovador! ¿Y cuáles son los datos que deben facilitarle a Eboca para que reciban su dinero?

C: Sencillamente un número de cuenta, que solo permanece en nuestras bases de datos hasta que se realiza el ingreso correspondiente. Según a LOPD, no podemos utilizar esa información para ningún otro fin. Además, si el cliente no quiere facilitar el número de cuenta puede solicitar otra opción más solidaria: una donación por el doble del importe a Cáritas. Si elige esta última opción le hacemos llegar por email el resguardo de la transferencia con su nombre detallado y el importe por el doble. Todo muy transparente …

E: De acuerdo, ya vemos que tienes un buen corazón y que todo fue culpa de un desafortunado problema mecánico. Te deseamos una pronta y sencilla reparación y que vuelvas a estar en poco tiempo dando servicio a los clientes.

[Total:5    Promedio:4.6/5]

¿Te ha gustado este artículo? Ayúdanos a difundirlo compartiéndolo en tus redes sociales y sigue atento a las novedades en nuestro blog, en facebook y twitter.

¡Muchas gracias por compartirlo!