Jamaica Blue Mountain, el mejor café del mundo

Wallenford-warren-s-font-b-100-b-font-font-b-Jamaican-b-font-font-b-blue

Existen cafés muy buenos a lo largo y ancho del planeta, pero si hay uno en el que todos los expertos y amantes del café coinciden a la hora de rendirle pleitesía eterna ese es sin duda alguna el café Jamaica Blue Mountain.

Estos deliciosos granos de café arábica provienen de las Montañas Azules de Jamaica, unas tierras con más de 2000 metros de altura y que son los picos más altos de la zona del mar Caribe. En estas tierras con un clima con un clima único, muchísimas lluvias y un suelo rico en minerales y con un drenaje sin parangón se cultiva el que ha sido catalogado como el mejor café del mundo entero.150703-blue-mountains-01

Un café muy fino, aromático y con muy poca acidez que hace que sea un café adorado en todo el globo y en especial en Japón, que se hace con el 75% de la producción total. Los japonesas son amantes del Blue Mountain y compran casi todas las existencias a pesar de su elevado precio.

Su sabor afrutado, cuerpo achocolatado y un sinfín de matices que concentran todo el sabor del Caribe en una taza de café.

Adquirirlo es sencillo aunque hay que estar preparados para saber que nos vamos a gastar mucho dinero. Sin ir más lejos, en El Club del Gourmet de El Corte Inglés nos cuesta es saco de 250 gramos la friolera de 59 euros, lo que viene siendo un precio de unos 240 euros el kilo.

Si quieres probar ese café sin tener que gastarte tanto dinero puedes buscar alguna cafetería en tu ciudad en la que lo sirvan. En los Paradores Nacionales tienen café Jamaica Blue Mountain de Cafés Templo y una taza te cuesta unos 5 euros.

Una delicia que todo el que se declare amante del café debe probar.

Nos despedimos con un breve documental acerca de este café único, selecto y valorado (en inglés).

[Total:143    Promedio:3.7/5]

¿Te ha gustado este artículo? Ayúdanos a difundirlo compartiéndolo en tus redes sociales y sigue atento a las novedades en nuestro blog, en facebook y twitter.

¡Muchas gracias por compartirlo!