¿Debes o no aceptar el café ofrecido en las entrevistas de trabajo? Esa es la cuestión

En otras ocasiones hemos hablado de cómo actuar en entrevistas de trabajo, como las 5 claves corporales para una entrevista de trabajo, como dar respuesta a “¿piensas tener hijos?” o las tres debilidades que se permiten confesar en una entrevista, y hoy te traemos la respuesta a si debes aceptar el café o no en las entrevistas.

Tienes una entrevista de trabajo y estás muy nervioso. Tu entrevistador te pregunta “¿te apetece beber algo?” y tú no sabes qué responder.

Haces un repaso rápido de qué pasaría si dices que sí o qué pasaría si dices que no y un montón de pensamientos recorren tu cabeza. “Si lo acepto, seguro que no le gusta”. “Si no lo acepto, seguro que no le gusta”.

Pues hoy en Eboca te traemos la respuesta. ¿Debes aceptar ese café? SÍ.

Recientemente, Scott Steinberg, experto en etiqueta laboral y autor de The Business Etiquette Bible, hizo una entrevista en Quartz en el que se explica porqué hay que aceptarla.

Cuando se te ofrezca una bebida en una entrevista del trabajo, la respuesta correcta es sí, acepta siempre la oferta. Aunque no te apetezca, siempre puedes darle un par de sorbos.

Tal y como dice Steinberg en el artículo, tener un vaso de agua o un café delante de ti te hará sentirte más cómodo y más seguro de ti mismo.

El entrevistador también se sentirá cómodo con tu presencia, ya que le estarás dando a entender que aprecias su hospitalidad, que te sientes a gusto en su presencia y que confías en ti mismo.

La oferta no se haría si la otra persona no se sintiera cómodo proponiéndola. Además esto puede servir para romper el hielo o para que surja otra conversación que te haga calmar los nervios.

Aceptar el café significa que hay que preparar esa bebida, aunque sea ir a por una botella de agua. Y ese tiempo te servirá para varias cosas:

  • Relajarte y prepararte mejor para la entrevista
  • Ponerte cómodo en el entorno
  • Reunir mejor tus ideas
  • Preparar documentos que hayas podido traer (currículum, referencias…)
  • Fijarte en pequeños detalles que haya alrededor (como diplomas, fotos familares…)
  • Observar los espacios de los trabajadores, lo que permitirá que te hagas una mejor idea de la cultura corporativa de la empresa y del tipo de personas con los que trabarías todos los días.

Pero lo más importante de todo es que nunca debes ser tú quien pida algo para beber, porque puede hacer la situación bastante incómoda.

Imagina que lo pides y tu entrevistador no tenía intención de darte nada o de que no tiene nada para ofrecer. Eso puede suponer que la entrevista sea incómoda para ambos.

no te olvides de que no debes comer nada, ya que no es adecuado estar masticando algo mientras respondes a tus preguntas.

 

 

[Total:14    Promedio:4/5]

¿Te ha gustado este artículo? Ayúdanos a difundirlo compartiéndolo en tus redes sociales y sigue atento a las novedades en nuestro blog, en facebook y twitter.

¡Muchas gracias por compartirlo!