¡No te mueras en el trabajo!

tokyo_metro3

Ya hablamos de Japón esta misma semana, pero acerca de cómo el café se ha convertido en una bebida principal dentro de su cultura. Ahora le ha tocado el turno a hablar de su capacidad de trabajo, que es legendaria y conocida en todo el mundo y que, por desgracia, llega en ocasiones al extremo.

Según los estudios, peligra la vida de una quinta parte de toda la población activa de Japón. La muerte por trabajo extenuante se conoce como hqdefaultKaroshi y es un fenómeno habitual en el país del sol naciente. El motivo no es otro que las empresas niponas calculan que más del 20% de los empleados han superado las 80 horas extras semanales, lo que se barema en unas 4 horas extras diarias. Y aún más preocupante, nada menos que un 11% toca el límite legal absoluto: las 100 horas semanales.

Las muertes por exceso de trabajo en Japón tienen como responsables los ataques al corazón y los suicidios. Por ejemplo, un chico joven se suicidó tras siete meses con 200 horas extras de media en un restaurante. De alucinar.

En 2015 se produjeron más de 2000 suicidios por karoshi y cada vez son más los familiares que exigen una indemnización a la empresa, a la que consideran más que responsable de la muerte de su allegado. El año pasado demandaron indemnizaciones en un total de 1500 casos de suicidio por karoshi.

Como vemos, los japoneses se entregan en cuerpo y alma a la empresa, y están dispuestos a hacer decenas de horas extras si es necesario. El origen de todo esto está en el ímpetu que impulsó su resurrección tras la II Guerra Mundial, conflicto tras el cual el archipiélago nipón quedó completamente devastado. Para levantarse, los nipones equipararon la empresa a la familia y por lo tanto su trabajo exige fidelidad, devoción y esfuerzos incondicionales.

[Total:0    Promedio:0/5]

¿Te ha gustado este artículo? Ayúdanos a difundirlo compartiéndolo en tus redes sociales y sigue atento a las novedades en nuestro blog, en facebook y twitter.

¡Muchas gracias por compartirlo!